Preparación del Shinai para su primer uso

 

 
Como ya todos sabemos gracias al manual de equipamiento, con el tiempo a un Shinai deben realizarsele mantenimientos periódicos para evitar que se astille, raje y seguida y finalmente, quiebre. Lo que no demasiada gente sabe es que a sí mismo, cuando se compra un Shinai nuevo, se le debe dar una preparación antes de usarlo por primera vez.

Realizar este procedimiento es muy necesario, por varios motivos, los 3 principales siendo: Eliminar los nudos, mejorando la absorción del impacto en los golpes; Eliminar pequeñas grietas que ya pudiera traer el material de por sí; Rehidratar la madera, un Shinai puede pasar mucho tiempo desde que es fabricado hasta que llega a nuestras manos, con lo que el bambú se seca y se vuelve muy propenso a resquebrajarse y romperse con los impactos.

Claro que cuando uno se compra un Shinai nuevo generalmente no puede esperar para estrenarlo y puede que le dé pereza (o incluso miedo, si es que se trata del primer Shinai de uno) tener que andar desarmándolo, quebrarle el Tsuka para separar las tablas, lijarlo, aceitarlo, y volverlo a armar. Y si bien es posible “estrenarlo” para suburi en sombra o incluso para aplicar (sin miedo, pero suavemente) sobre un compañero con Bogu, se le debería realizar el proceso descrito a continuación antes de utilizarlo para práctica regular o un torneo:

  1. Desatar el Tsuru, observando de qué manera vino atado.
  2. Retirar el Tsuka, puede venir muy agarrado a veces pero una vez retirado no se lo debe apretujar o puede que cueste aún más volverlo a colocar.
  3. Retirar el Nakayui y el Sakigawa, luego el Sakigomu.
  4. Marcar en las puntas con una microfibra (rotulador, etc), de manera clara, qué tabla estaba en qué lugar.
  5. Tomar una de las tablas y separarla lentamente, deslizando los dedos hacia el Tsuka y tirando hasta que esta se separe de las demás, sin miedo ¡pero con cuidado! (en el caso de crearse grietas NO DESPEDAZARLAS CON LOS DEDOS).
  6. Repetir el proceso con las tablas restantes.
  7. Retirar la pieza metálica que mantiene a cada tabla en su lugar y guardarla junto con el Sakigomu (al ser las 2 partes más pequeñas, es común extraviar alguna).
  8. Lijar* el lado interior de los nudos hasta que queden más o menos al mismo nivel que el resto de la tabla, sin tocar los del Tsuka (es importante que esta zona del shinai NO se afloje).
  9. Lijar* las grietas que se pudieran haber creado al separar las tablas a la altura del Tsuka.
  10. Lijar* los bordes y todas las caras internas de cada tabla hasta que queden bien suaves (¡pero sin obsesionarse o nos quedará un escarbadientes!). También podemos lijar los bordes/filos de las tablas, buscando que queden redondeados.
  11. Quitar todo el aserrín con un trapo limpio.
  12. Aplicar aceite de alguna de las siguientes dos maneras:
    • Disponer hojas de diario (para no manchar) en una superficie disponible (a la sombra, de preferencia bajo techo) y untar una capa de aceite* sobre toda la superficie que hemos lijado. Si con el paso de varias horas se absorbió todo, aplicar otra capa fina, si esta también se absorbiera rápidamente podría repetirse el proceso hasta que vuelva a estar hidratado. Al día siguiente (o al menos 6 horas luego de la última aplicación), si aún queda aceite, limpiar el exceso suavemente con servilletas de papel. No es necesario utilizar un ventilador para acelerar el proceso, ya que lo que se busca no es que el aceite “se seque”, sino que sea absorbido por la madera.
    • Construir/conseguir una batea o un tubo plástico de tamaño mínimo y necesario para que entren las tablas dentro, colocarlas y llenar dicho contenedor de aceite*, taparlo y dejarlo reposar, mientras más tiempo lo dejemos dentro mayor seguridad podemos tener de que la madera se hidratará apropiadamente, pero más de un día entero sería simplemente perder tiempo. Este método es considerablemente más efectivo a la larga, pero puede que requiera mayor cantidad de aceite y complica las cosas a la hora de limpiar el exceso de aceite de las tablas antes de reensamblarlo.
  13. Ensamblar nuevamente todo como estaba, en el orden inverso en el que lo desarmamos (¡NO OLVIDAR LA PIEZA METÁLICA Y EL SAKIGOMU!). En caso de olvidar cómo estaba atado el Tsuru, o de no poder colocar el Tsuka a fondo (cosa que pasa si el “cuero” del que está hecho es barato), ¡no duden en pedirle una mano a un senpai que de seguro les va a ayudar!

Importante: ¡No dejar las tablas al sol ni a la intemperie! En particular el sol puede agrietar rápidamente las tablas, volviendolas increíblemente frágiles.

*Para lijar los nudos se puede comenzar con una lima o escofina, si se tiene, y luego seguir con una lija muy gruesa o gruesa. El trabajo se facilita MUCHO si se utiliza un pedazo de madera como taco de lija. La idea es que al quitarle los nudos las tablas se deslizan fácilmente y así absorben mejor los impactos, aumentando considerablemente la vida útil del Shinai.
*Para lijar las grietas es recomendable una lija gruesa, media o fina, dependiendo de la magnitud y disposición de esta.
*El retoque final a todo el Shinai debería hacerse con una lija fina. Esto nos llevará un rato, pero dará el acabado justo que estamos buscando. El lijar el filo externo de las capas es debido a que allí suelen salirse las primeras astillas generalmente, y las caras internas es, no solo para que deslicen correctamente, sino además para mejorar la absorción del aceite.
*Comúnmente se utiliza aceite de lino, si bien es discutible que utilizar un aceite recocido nos ahorra el olor y según algunos aporta a no incrementar el peso del Shinai, debe tenerse en cuenta que el objetivo de las sucesivas untadas de aceite tienen solo la intención de rehidratar la madera. Que nuestro aceite logre eso es suficiente.

En una nota final cabe agregar que, como todo en la vida, conviene hacer las cosas de manera ordenada, meramente seguir siempre una misma dirección (punta a Tsuka, o Tsuka a punta) y realizar cada paso en cada tabla hasta avanzar al siguiente, o sea, por ejemplo: lijar los nudos de una tabla en un sentido y dejarla a un costado, continuar con otra y dejarla con la anterior, y así hasta terminar con las 4 tablas antes de pasar al paso siguiente.

Posts relacionados:

Share
  • Pingback: Armar y reparar un Shinai | Masakatsu Agatsu - Kendo Iaido Rosario

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=1661166509 Diego Benitez Kancel

    Hay alguna forma de limpiar el Tsuka?

    • Nikko

      Sinceramente nunca he escuchado que se limpie el Tsuka. Menos aún si es de los de cuero.

    • http://www.facebook.com/ZippoLag Sebastián Vansteenkiste

       Como poder, podés lavarlo, de preferencia con algún jabón desinfectante, y luego asegurarte de enjuagarlo bien. El problema es la paradoja siguiente: si no está bien seco al volver a colocarlo puede causar hongos en la madera del shinai, y si se lo seca bruscamente, por ejemplo al sol, el cuero puede encogerse al punto que se llega a deformar el tsuka y sus costuras se rompen o sufren daño. También se lo podría limpiar simplemente frotándolo con un paño húmedo, pero desconozco que tan útil pueda resultar.

  • Pingback: Clasificando los Shinai - Masakatsu Agatsu - Kendo Iaido Rosario | Masakatsu Agatsu - Kendo Iaido Rosario

  • Pablo

    Buenos días, quisiera saber si es necesario todo este procedimiento para un shinai nuevo en el caso que solo se use para practica sin impactar, sólo al aire. Gracias