Clasificando los Shinai

 
 
 
Ya todos sabemos que el elemento más común y esencial para la práctica de Kendo es el shinai, inclusive conocemos sus partes, sabemos como prepararlo antes de utilizarlo por primera vez y como mantenerlo periódicamente. Pero algo que quizás escapa de nuestro conocimiento, en especial en lugares donde la variedad disponible por importación es limitada, es distintos que pueden ser dos shinai, aparentemente iguales a simple vista.

Imagen de cabecera cortesía de kenshi247.net 

Este artículo no pretende ser una guía exhaustiva, sino tan sólo brindar consciencia a practicantes que busquen asesoramiento a la hora de adquirir un nuevo shinai, con vistas a futuro acerca de la diversidad existente en el mercado mundial, o comprender mejor por qué, al recibir un shinai prestado por ejemplo, pueden sentir diferencias importantes en su práctica al cambiar la espada que empuñan. Las diferencias, algunas sutiles, otras no tanto, se deben a distintas variables que podemos apreciar en las propiedades físicas de cada espada de bambú, como ser:

Largo

Es el “talle” del shinai (37, 38, 39..). El más común (y largo) es el 39 (120mm). Los números más pequeños suelen ser mas cortos en el largo del tsuka, pero la “hoja” del shinai suele ser igual de larga. Una forma de ver si te queda cómodo el largo el shinai es colocar la punta del tsuka adentro de tu codo derecho y ver si llegás a agarrarlo poniendo la mano debajo del tsuba (como si lo estuvieras empuñando normalmente) o si te queda largo el tsuka. Los tamaños de 37 hacia abajo, inclusive, en general son sólo para niños.

Diámetro (del tsuka)

Puede ser fino, mediano o grueso, por lo general se consigue sólo mediano o grueso. Generalmente resulta más cómodo usar uno más grueso para quien es de manos grandes. Además de la comodidad, el uso de un tamaño erróneo (por ejemplo, alguien de manos grandes utilizando un shinai con tsuka muy fino) podría terminar desarrollando una tendinitis en alguna de sus manos, particularmente el meñique de su mano izquierda.

Forma (del tsuka)

Si bien en Argentina (en este momento, al menos) sólo se consigue el redondo, también existen octogonales, cuadrados y ovalados (el último, como si fuera la empuñadura de un bokken, katana o iaito). Algunos afirman que el ovalado se siente más como empuñar una katana y es en general más cómodo, pero parece ser mayormente una cuestión de gustos personales. Una posibilidad (no confirmada) es que el mantenimiento del shinai de tsuka ovalado sea más difícil, dada la incapacidad de rotar las tablas de lugar libremente para prolongar su vida útil.

Peso

Cuánto pesa el shinai, pesado en una balanza sin tsuba ni tsuba-dome, pero si con todas las demás partes. Según las regulaciones internacionales el de hombre (adulto) tiene que pesar almenos 500g y el de mujer (adulta) 420g. En general es lo único que varía cuando se ve un shinai anunciado como “para damas”, existen tanto el 38 para hombre, como el 38 para mujer, y 39 para hombre como 39 para mujer, así como todas las otras combinaciones posibles.

Balance

Es cómo está distribuido el peso del shinai. El término más conocido es el “do-bari”, son aquellos en que el peso está más cerca del tsuka y que presentan mayor anchura allí, con lo cual es más fácil moverlo rápidamente para realizar técnicas (por lo que es ampliamente preferido por practicantes danes y para torneos), pero para alguien principiante puede dificultar el corregir ciertos errores comunes. Un término que se utiliza también para referirse a Shinais con el peso más cerca de las manos pero sin protuberancias es “Jissengata” (lo común en estos es que la parte superior del shinai tiene menor diámetro, con lo que puede que se rompan tablas con más facilidad). También hay otros con el peso distribuído uniformemente (“koto” o “chokuto”) y otros que lo tienen más concentrado en la punta, algunos incluso excesivamente así. Estos últimos, si bien no son necesariamente pesados, se siente como blandir un garrote, no obstante tienen una ventaja interesante para el practicante inexperto: fuerzan el estar consciente de dónde está el mono-uchi en todo momento, por lo que -en sólo mi opinión personal- todo practicante debería alguna vez en su vida practicar una clase completa con uno de estos shinai, aunque no lo recomendaría para su uso prolongado, a menos que lo encontrase cómodo.

Calidad

Por esto me refiero a la calidad en general de la fabricación y de las tablas usadas, es lo que más influye al precio y a la vida útil esperable (aunque en este último punto también influye su preparación, mantenimiento y modo de uso). En general es válido suponer dónde está el límite inferior de la calidad de un shinai dependiendo de su procedencia, siendo usualmente los mejores japoneses, luego koreanos y por último chinos, pero obviamente existen excepciones. Algunos fabricantes suelen diferenciar a demás entre shinai fabricados en serie y otros ensamblados artesanalmente con más atención al detalle, así como especificando distintas calidades de bambú y su aptitud y certificación para uso en prácticas o recomendados especialmente para torneos. Los más baratos también suelen ser innecesaria e irregularmente pesados y tener un balance extraño.

La madera utilizada

Complementando a la definición de calidad ya dada, otro factor influyente es la clase de bambú utilizado, en sentido de la sub-especie de la planta, las dos variedades más comunes son “keichuku” (más resistente y posiblemente pesado, aunque tiende a quebrarse cuando se rompe) y “madake” (generalmente más liviano y flexible, tiende a astillarse al romperse). Luego, en cuanto al uso de la madera en la fabricación, algunos fabricantes utilizan un estándar para indicar la calidad de sus shinais no fabricados manualmente que va desde “A” hasta “AAA” y se utiliza debido a que las tablas de una vara de bambú “en crudo” se dividen en 6, luego, si el shinai está hecho con 4 tablas que crecieron contiguamente en la misma vara se lo llama “AAA”, si 2 son del mismo tronco y otras 2 vienen de otro lado es “AA”, y si son todas tomadas de plantas diferentes el shinai se clasifica como “A”. Si un shinai no especifica la calidad de su madera en este estándar, el fabricante o bien no utiliza este sistema de clasificación (con lo que la madera puede igualmente ser de muy buena calidad) o es esperable que el shinai sea de una calidad deplorable, que no cumpla con las normas mínimas de calidad y seguridad que reglamenta la FIK.

Resumiendo

Si bien existen otros detalles menores en los que pueden variar los shinai (como diámetro del kensaki), estas son las características que más influyen. Un detalle a remarcar es que, como existir, existen todas las combinaciones posibles de variaciones de esas características, ¡lo cual son al menos 300 tipos distintos de shinai contando sólo las variantes para adultos! Y muchas de estas variantes no son necesaria y objetivamente mejores o peores que otras, sino que dependen del kenshi que los use, de sus preferencias personales, de lo que le resulte cómodo y natural de acuerdo a las particularidades de su técnica, estilo y aptitudes físicas.

Excentricidades adicionales

Si bien se escapa del objetivo original de este artículo, cabe destacar la existencia de otros tipos de shinai que se escapan completamente a las clasificaciones ya establecidas, y son (entre otros):

    • Shinai de fibra de carbono:

Altamente liviano y durable, no es aceptado en ciertos torneos y generalmente no se recomienda para la práctica diaria por la baja exigencia física al manipularlo

    • Shinai para ni-to:

En el caso de practicantes que adopatan el estilo de dos espadas (ni-to-ryuu), se utilizan 2 shinai, uno más corto de lo habitual y otro más largo.

    • Shinai “para uchikomi”:

Forrados con cuero (similar al tsuka-gawa) en la última mitad de la hoja, diseñados para ser utilizados por motodachi para permitir la aplicación reiterada de golpes de otros practicantes.

    • Shinai para suburi de 6 tablas:

En lugar de estar hecho de sólo 4 tablas, este shinai utiliza 6 tablas de bambú, resultado en un instrumento pesado (aprox. 1kg) para desarrollar la fuerza del practicante mientras que le permite seguir aplicando técnicas sobre un oponente, al contrario de los usuales suburi-to (bokken pesado y grueso para suburi).

    • Shinai curvo:

Frecuentemente además con tsuka de forma ovalada y levemente más corto que un shinai común, pretende otorgar la sensación de estar empuñando una katana verdadera para los combates.

Para encontrar nuestro shinai ideal

Lo ideal sería ir a una tienda en la que haya un surtido amplio de shinai distintos y poder probarlos en el lugar, pero eso afuera de Japón lamentablemente no existe. Lo segundo mejor que podemos hacer es pedirle prestado por un momentito su shinai a todos los que podamos (por más que te digan “el mío es igual al de tal”, puede haber alguna diferencia) y hacer al menos unos 10 senshin-kotai men (y sayu-men) para poder sentir bien las diferencias de peso y balance, así como el grosor del tsuka, si es que ya hemos comenzado a trabajar te-no-uchi.

Espero este artículo te ayude a elegir tu próximo shinai, ante cualquier duda, consulta u opinión ¡déjanos un comentario!

Posts relacionados:

Share