Reverencia – Rei – Ojigi

 

 
Cuando uno empieza a practicar alguna arte marcial u otra disciplina de origen oriental, se le suele exigir que aprenda también las normas de conducta. Entre ellas la más básica y quizás la más importante es saludar a los profesores, practicantes superiores y compañeros de manera apropiada y expresar la gratitud antes y después de cada práctica.

¿Cómo?
- Creo que se inclinan un poco la cabeza.
- He visto también que se juntan las dos palmas delante del pecho.

Sin embargo, este saludo, conocido como el estereotipo de saludo oriental en occidente, se usa solo en una parte de Asia del Sur y de Sudeste, como Tailandia e India.

En cambio, en Asia del Este, o más precisamente en Japón, la península de Corea y una pequeña parte de China, la forma es, tal como se hace en la práctica de Kendo, inclinando todo el cuerpo superior sin levantar las manos.

A este tipo de reverencia comúnmente se le dice Rei en japonés, haciendo uso de este término que de por sí señala comportamientos y usos de objetos idóneos para determinadas ocasiones. Sin embargo, el término más preciso es O-jigi. (Su pronunciación es “o-yi-gui”). Ojigi no solo se hace de pie (Ritsu-rei), sino también sentado (Za-rei).

Ritsurei
Existen varios niveles de cortesía en Ritsurei según el grado de inclinación de la parte superior del cuerpo. Los siguientes son los 3 más usados en la vida moderna.

- Reverencia de 15 grados de inclinación – Eshaku
Se usa en situaciones no muy formales o cuando hay que saludar rápidamente: para saludar a otros mientras caminamos por los pasillos de la oficina, al pasar justo delante de alguien, al servir una bebida a un invitado/cliente/jefe, etc.

- Reverencia de 30 grados – Keirei
Es apta para saludar a personas de modo formal en casi cualquier tipo de ocasión. Por ejemplo, se puede usar al entrar o salir de la oficina de alguien.

- Reverencia de 45 grados – Sai-Keirei
Se emplea para expresar un profundo agradecimiento, para pedir disculpas o al hacer alguna petición importante.

Ritsurei

Ritsurei

Al hacer Ojigi, la línea cabeza-espalda debe mantenerse recta y no se debe encorvar, sin importar el nivel de inclinación. Al hacer este movimiento las dos manos que están en los costados de la cadera ligeramente se deslizarían hacia adelante sobre los muslos.

Aunque en el mundo de negocios de hoy en día se dice que las mujeres tienen que juntar las dos manos delante del cuerpo, esa no es la forma tradicional.

También se debe bajar la mirada: no se debe seguir mirando al otro ni desviar la mirada a cualquier otro lado. El mirar fijamente a los ojos de una persona de manera continua solía considerarse de mala educación en la cultura japonesa.
Es decir, si uno inclina 30 grados la parte superior de su cuerpo y su cabeza, la mirada debe seguir el mismo movimiento. Naturalmente, uno terminaría mirando el piso 1 o 2 metros por delante de donde está parado.

Zarei
En la cultura occidental se pondrían de pie para hacer una reverencia. Sin embargo, dentro de las salas al estilo japonés con tatami, ponerse de pie se consideraría de mala educación. En esos casos, el Ojigi se hace sentado.

Al igual que Ritsurei, la línea desde la cabeza hasta la cintura debe mantenerse recta, y también, aunque existan varios niveles de cortesía, los más usados en la vida cotidiana son 3, similares a los de Ritsurei.

Zarei

Zarei

Su significado
Hay varias hipótesis sobre el porqué del uso de la reverencia Ojigi en la región, no estrechar la mano para demostrar que no escondemos armas, ni rozar las mejillas ni dar besos como símbolo de cercanía.

Algunos han argumentado que los japoneses consideramos malo tocarle el cuerpo al otro, y otros han dicho que es por el clima muy húmedo que nos hace sudar las manos, todos argumentos que carecen de respaldo científico. Algunos expertos creen que es un gesto para demostrar la confianza pues se entrega la parte más vulnerable de uno (la cabeza) ante el otro, o simplemente demostrar que se considera inferior.

La verdad es que no hay certeza de cuáles son las verdaderas razones. Lo cierto es que en la cultura japonesa el Ojigi es una herramienta imprescindible para facilitar relaciones. Además, un Ojigi elegantemente hecho es incluso capaz de inspirar admiración hacia quién lo realiza.

Redacción: Sae Mi
Correcciones: Nicolás Ronco

Download e-Book

Posts relacionados:

Share